Skip to content

LA “MANIPULACIÓN” DE LA OPINIÓN (VI DE X)

junio 22, 2010

Hugo Gutiérrez Vega

Sección La Jornada Semanal, del periódico La Jornada

Siguiendo este proyecto, el aparato informador del imperialismo impregna las noticias del contenido maniqueísta definidor de lo que, aunque sea lamentable, es “normal”, y de lo que debe ser rechazado por la simple razón de que no encaja en la escala de “valores” propia de la “normalidad”. Promover las manifestaciones que impliquen un juicio de valor o, en muchos casos, un sencillo juicio de hechos, es para el proyecto uniformador sumamente peligroso. Lo que se persigue es la aceptación incondicional, a veces acompañada de refunfuños o de inútiles gestos escépticos, del orden impuesto por la ideología tecnocrática, y su ideal consiste en lograr que el receptor no perciba ya la imposición como tal, sino que se crea dueño de su libre juicio para enfrentarse a los mecanismos manipuladores a los que ignora, teme y venera, como lo hace con todas las manifestaciones mágicas sobre las que no puede ejercer control ni influir de una manera decisiva. De aquí que el programa tecnocrático del imperialismo haya convertido el aparato informador en un mito, en una fuerza de la naturaleza, en un secreto inextricable, en un fenómeno que trasciende todos los mecanismos de las relaciones sociales, políticas, humanas.

Para los excepcionales periódicos que aspiran a informar y a orientar y, al mismo tiempo, pretenden mantenerse a flote en el agitado mar de las relaciones mercantiles, las presiones del poder imperial y de sus cómplices locales se hacen cada día más complicadas y sutiles. Saben estas publicaciones que su información internacional depende casi totalmente –tiene algunos, muy contados, corresponsales exclusivos– de las agencias mundiales. Pueden, ya que conocen las técnicas manipuladoras de los monopolios informativos, reorientar los cables que reciben, ajustarlos a la llamada “línea editorial del periódico” y, sin embargo, son conscientes también de que una excesiva reorientación les producirá grandes conflictos con sus anunciantes y, de manera muy especial, con las compañías de publicidad que representan, en los países dependientes, los intereses de las empresas transnacionales. Estos conflictos pueden afectar seriamente la rentabilidad del periódico y, en muchos casos, producir su desaparición o su aceptación de las reglas del juego del sistema. Sin embargo, establecer esta disyuntiva con carácter axiomático, implicaría ignorar otras posibles tácticas que, en algunos casos, han dado resultados favorables a los periódicos que buscan mantener una relativa independencia.

Una de esas tácticas consiste en hacer uso de los servicios especiales que brindan algunas organizaciones periodísticas independientes. Estos ser-vicios, que consisten en crónicas, artículos de opinión, reportajes, etcétera, aunados a los trabajos de los pocos corresponsales que el periódico tiene en distintos países del mundo y al envío de reporteros de la casa al lugar en el que se desarrollan hechos de singular importancia, sirven de contrapeso, aunque precario por cierto, al enorme cúmulo de informaciones proporcionadas por las agencias mundiales. Por otra parte, las páginas editoriales de esas publicaciones excepcionales, al recoger puntos de vista distintos y, muchas veces encontrados, sobre temas de importancia social y política, siguen representando un aspecto de la tradición liberal que es, por muchos conceptos, digno de ser defendido. Si bien no proponen un programa organizador de las clases explotadas, la sola presentación de algunos datos demostrativos de la explotación puede coadyuvar el desarrollo de una conciencia mayor sobre las contradicciones inherentes al sistema capitalista. A riesgo de enfrentar las furias ortodoxas de los maximalistas, me atrevo a proponer que las publicaciones a las que me he venido refiriendo sean vistas desde una perspectiva distinta a la que debe tomarse para observar los periódicos y medios informativos en general que, al ser incondicionales del sistema, se convierten en átomos indistinguibles del cuerpo monstruoso o en simples parásitos, gérmenes microbianos que viven y medran al amparo de alguna de sus múltiples escamas.

(Continuará)

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: