Skip to content

Aplauden intelectuales la campaña ¡Basta de sangre!

enero 11, 2011

  • No queremos acostumbrarnos a los asesinatos o conformarnos con el se matan entre ellos: Epigmenio Ibarra
  • La violencia es resultado de siglos de pobreza e ignorancia; la solución es a muy largo plazo, dice Fernando del Paso

Mónica Mateos, Merry MacMasters, Carlos Paul y Reyes Martínez

Periódico La Jornada
Martes 11 de enero de 2011, p. 2

Artistas e intelectuales aplaudieron la campaña ¡Basta de sangre!, encabezada por el caricaturista Eduardo del Río (Rius) y el periodista Julio Scherer, que protesta contra la violencia en el país, misma que, en lo que va del sexenio, ha cobrado más de 30 mil víctimas.

Señalaron que es fundamental que la sociedad civil exprese, de manera enérgica, su rechazo a la política de Felipe Calderón que ha propiciado el clima de inseguridad y miedo que se vive en México, la cual calificaron de equivocada.

Los mayoría de integrantes de la comunidad cultural consultados consideraron que urge un cambio de estrategia en el combate a la delincuencia, sobre todo a través del apoyo a la cultura, no de las armas, así como la puesta en marcha de un proyecto político fuerte.

Aquí las palabras de quienes brindaron su opinión:

Fernando del Paso,

escritor:

No soy nadie para dar una receta que elimine o disminuya radicalmente la violencia, pero creo que es el resultado de fenómenos de largo plazo: la pobreza y la ignorancia, que existen desde la Colonia, pero que antes no se podían manifestar fácilmente.

¿Qué hacen esos 100 mil o más ninis, sin estudios o trabajo? Son fácilmente seducibles por el hampa. Así, al que no le gustaba el crimen, cuando lo comete y obtiene dinero le empieza a gustar. Sin embargo, la culpa no es sólo de este gobierno, la ignorancia y la pobreza no se crearon en un sexenio. Es algo que arrastramos. No es el régimen de Calderón, sino desde la Revolución e incluso antes. Y el cambio tiene que ser a muy largo plazo. Como dicen los ingleses: antes de que mejore el asunto se va a poner peor.

Raquel Tibol,

crítica de arte:

Hay que apoyar a Andrés Manuel López Obrador porque tiene un proyecto y es demasiado grave lo que ocurre para enfrentarlo con la caricatura. Al estado criminal generalizado auspiciado por el gobierno hay que responder con un proyecto político fuerte y eso no lo pueden hacer los caricaturistas. Qué ayuden, pero que se plieguen ante quien tiene el mejor proyecto.

Lourdes Arizpe,

antropóloga:

Obvio que son los violentos quienes impulsan la violencia y éstos tienen que ser detenidos. Pero la pregunta importante no es quién son los violentos sino por qué tantos mexicanos se han vuelto tan violentos en los pasados diez años. La combinación tóxica son las políticas que generan la desigualdad y el desempleo combinadas con la incapacidad total de haber detenido la exportación de drogas, la importación de armas y el lavado de dinero combinadas con la imposición de ideologías religiosas pasivistas sobre ideologías políticas que podrían haber abierto los cauces de expresión, debate y negociación con los excluidos en su propio país.

Aplaudo la campaña ciudadana contra la violencia que encabezan La Jornada, Proceso y Rius, pero requiere dos niveles de estrategia: exigir, después de 30 mil muertos, un viraje de una política de la violencia policial hacia un manejo económico y político del narcotráfico en el ámbito de lo posible en una soberanía deteriorada. Y, por otro, la insurgencia contra las industrias de las armas y contra quienes, teniendo las tecnologías y la fuerza para detener el narcotráfico, no lo han hecho. En otras palabras, evitar que el narcotráfico se siga convirtiendo en el brazo violento de la política.

Víctor Flores Olea,

politólogo:

Es atroz el momento de sangre por el que atraviesa el país y la gran duda en el corazón de muchos mexicanos es la de si haber sacado al Ejército de sus cuarteles tiene otros fines, como simplemente mantener el poder del Partido Acción Nacional en el gobierno y, desde luego, sostener el poder de los ricos en México y la situación de miseria. Y, en último caso, como ya lo hizo Colombia en tiempos recientes, abrir una gran brecha al ejército de Estados Unidos, como instrumento también de control nacional.

Es claro el fracaso del intento puramente militar y policiaco de derrotar al crímen organizado. Lo que no ha brillado es la labor de inteligencia, de prevención, de desarticulación económica de las mafias criminales, sin esto está asegurada la victoria de la delincuencia en México. Por eso es que a Felipe Calderón le espera una derrota espectacular que ya cosecha todos los días. Y lo peor: toda esta mancha roja sobre el país podría encerrar un entreguismo absolutamente inaceptable.

Elena Poniatowska,

escritora:

La cultura y la educación son las primeras opciones contra la violencia. También el tener las mismas oportunidades, pues el desempleo es lo que más la fomenta. Además de poner en Internet la leyenda ¡Basta de sangre! hay que hacer carteles para colocarlos en los muros de nuestras casas, hacer pancartas, entre más lo hablemos, lo digamos y lo divulguemos más va a ayudar esta campaña. En nuestro país, el abrir los periódicos es ahora un mazazo al conocer todas las noticias acerca de la violencia que se vive. En una sociedad en la que existe un abismo entre las clases sociales el que haya unión puede ser una autoprotección. Estamos indefensos. Cuando mis hijos eran pequeños los mandaba solos a la miscelánea y regresaban con el cambio exacto. Ahora llevamos aterrados a nuestros niños por las calles. La alternativa es que seguimos vivos y tenemos que usar eso para decir ya basta.

La cultura es una opción, siempre lo ha sido. ¿Qué le va a dar México al mundo? El petróleo ya se va a agotar, entonces la respuesta es la cultura, eso es lo que tenemos que fomentar.

Élmer Mendoza,

escritor:

La campaña está cubriendo una prioridad de apoyo a la sociedad. Cuando los artistas toman la voz el mensaje suena muy fuerte, entonces aumenta la posibilidad de que llegue a toda clase de oídos. Me gusta mucho lo que está haciendo el maestro Eduardo del Río.

Sin que el gobierno pierda el estatus, urge una negociación, algo que sería natural dada la situación actual. Si han declarado la guerra y la sociedad está perdiendo, se está convirtiendo en víctima, las autoridades tienen que pactar con el enemigo, tienen que conseguir una amnistía. Es absurdo que esté muriendo tanta gente. Creo que las acciones de los caricaturistas cumplen con recordar al gobierno su deber de tomar medidas, que no es posible que se haya cometido este error de declarar la guerra y se obstinen en ella.

Nosotros los escritores estamos en una campaña de no entregar las ciudades. En esta iniciativa queremos que la gente salga a los cines, a los parques, se haga presente. Demostremos que somos una sociedad fuerte que no permitiremos que nos quiten la herencia de nuestros antepasados.

Luis de Tavira, dramaturgo

y director de teatro:

Me parece fundamental esta reacción ciudadana de exponer la opinión y pasar a su manifestación enérgica. Pienso que lo único que puede oponerse a la barbarie en la que hemos caído es la construcción de la conciencia y la unidad en la manifestación por la defensa de la vida humana, que se enfrentan a la violencia que genera más violencia. Espero que la iniciativa tenga una resonancia ciudadana importante y haga pensar a todos.

Es evidente que hay una estrategia equivocada en la reacción del gobierno frente al crimen organizado y la inseguridad, es decir, lo que se ha hecho es combatir con armas las armas y eso lo único que genera es mayor violencia. Eso no es el camino, está visto. El problema es enormemente complejo y tiene que ver con todo el sistema de la situación. La única posibilidad de revertir es construyendo la conciencia en los valores, empezando por la dignidad humana y por la capacidad de los seres humanos por resolver los problemas por la vía de la racionalidad y la civilidad, porque de otra manera estamos haciendo el juego a la barbarie.

Lo que vive el país es una guerra entre civilidad y barbarie. Ahí lo fundamental es la acción de la cultura, no la acción de los ejércitos. Y la tarea de la cultura no es otra que la construcción de la conciencia. La violencia que padece el país está centrada en los problemas de educación y de la destrucción de la cultura, lo que nos a sumido en el nihilismo, que no es otra cosa que la ausencia de valores. Si vamos a convertir a nuestro país en lo que dice la canción: la vida no vale nada, pues en efecto, entonces, nada. Ese no valer nada, si no sólo el dinero y la voracidad de unos contra otros, eso ha dónde ya nos trajo. Es fundamental la campaña que inicia La Jornada, haciendo un llamado a la ciudadanía no sólo a pensar, sino a manifestarse.

Luis Mario Moncada, dramaturgo y director de teatro:

La campaña ¡Basta de sangre! es una expresión de hartazgo de una sociedad que no ha sido consultada sobre situaciones muy complejas que parecen responder más a estrategias políticas que a una verdadera política de Estado en materia de seguridad. Los resultados que podemos verificar hasta el día de hoy, entre números de muertos, ciudades sitiadas, clima de inseguridad, en fin, es muestra de una estrategia que no ha funcionado y que tendría que replantearse. No puede ser que una cúpula política sea quien determine el rostro de nuestro país, sus fallas son evidentes, pusieron en práctica una estrategia que no fue suficientemente estudiada, se fueron dando golpes (al narcotráfico) sin pensar en los siguientes pasos, generando una reacción del crimen organizado para la que no se estaba preparado. Lamentablemente ahora más que planear, se necesita corregir, de ahí la importancia de la expresión de hartazgo ciudadana.

Epigmenio Ibarra, productor de televisión (quien se sumó a través de Twitter):

Por una paz digna, por la justicia, contra la impunidad y la corrupción. Y nadie habla de rendirse o negociar con el crimen organizado sino de combatirlo de manera integral y no sólo con la fuerza. Su doctrina de desprecio a la vida, su estrategia basada sólo en la fuerza, su errática conducción no funcionan. Porque no queremos conformarnos con al escueto e irresponsable se matan entre ellos, porque no queremos acostumbrarnos a la muerte.

Alberto Híjar,

investigador:

Ojalá la campaña contribuya a procrear un interlocutor ciudadano que pueda, organizadamente, responder al acrecentamiento del terrorismo de Estado, sobre todo, y con el del crimen organizado. No creo que tenga efectos, por lo menos inmediato, porque los partidos políticos se han empeñado en liquidar toda posibilidad de organización desde la base social. De modo que si en algo contribuye la campaña a alertar conciencias será bueno, pero creo que no llegará a organizar nada porque los procesos electorales tratan de no auspiciar, sino al contrario: de liquidar toda organización de la base social.

Pedro Friedeberg,

artista visual:

No hay solución (contra la violencia). Vamos a seguir perdiendo nuestras cabezas. Estamos como en Alicia en el país de las maravillas: off with their heads, para todo el mundo. (Habría que comenzar) por un juego de cricket como hizo la reina con Alicia. Usaban los cuellos de los flamingos o algo así para empujar los erizos o ¿qué eran?

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: