Skip to content

Matan a las exit polls

febrero 10, 2011

Alberto Aguirre M.

El Economista

1 Febrero, 2011 – 01:31

Un bienio de pesadilla y todavía quedaba la duda: a la hora de medir las preferencias de los electores -antes y después de depositar su voto- ¿quiénes están fallando, los medios o los encuestadores? ¿Los primeros inducen al error a los segundos o viceversa?

En ese microcosmos que componen los demóscopos, ciertos funcionarios electorales y muchos estrategas de campaña, había razones para la zozobra. De las federales del 2009 a las estatales del 2010 -que incluyeron comicios por 10 gubernaturas-, las tasas de no respuesta de los entrevistados a boca de urna pasaron de 11.0 a ¡19.3%!, en promedio.

Para la mayoría de los encuestadores -cuyas mediciones previas a la exit poll simplemente salieron de rango- esas elecciones para Gobernador resultaron casi catastróficas. Hubo casos como el tamaulipeco, donde el famoso “no sabe/no contestó” pasó de 11.8 a 19.1%, que puede explicarse por el entorno de violencia que ha afectado a casi todas las actividades políticas, económicas y sociales de la población. Pero más que sea una preocupación para todos los mexicanos, el clima de inseguridad no explica que en Veracruz la tasa de no respuesta se haya duplicado -de 8.8 a 17.7%- ni que en Tlaxcala haya subido de 10.2 a 19.2 por ciento.

Hubo especialistas en la materia, como Jorge Buendía Laredo, que públicamente identificaron, entre las fuentes de error no muestral, la intimidación sufrida por los encuestadores el día de las votaciones. Algunos, corridos de las zonas cercanas a las casillas por los funcionarios electorales o los representantes partidistas, la mayoría de plano golpeados y asaltados. Hubo hasta secuestrados…

Cabe destacar una constante, no sólo en este bienio maldito para los encuestadores, sino en toda la historia electoral reciente: los problemas de las mediciones previas y las exit polls desaparecen -como por arte de magia- en los conteos rápidos.

Ante esta evidencia, Roy Campos, presidente de Consulta Mitofsky -la empresa líder en el mercado de la investigación de opinión pública- propuso a sus colegas en el 2010 una nueva forma de reportar los resultados, después de que cerraran las urnas: prescindir de las exit polls y sólo cantar al ganador sin referir porcentajes… La caída de los medios electrónicos, pues.

No le importó que esto significara acabar con una tradición que justamente iniciada por su socio, el demóscopo estadounidense Warren Mitofsky en las elecciones estatales de Hidalgo en 1993.

Campos convenció a Televisa de sólo utilizar las exit polls para analizar las motivaciones de los votantes. De actuar con cautela y sólo atreverse a declarar ganador -incluso sin números- sí y sólo sí los conteos rápidos son consistentes. Y es por eso que hasta las 10 de la noche del pasado domingo comunicó con certeza que el abanderado perredista, Ángel Aguirre Rivero, se había llevado la elección para Gobernador de Guerrero.

Bien por Televisa. Mal por TV Azteca y su encuestador -Mendoza Blanco y Asociados- cuya exit poll naufragó entre problemas de levantamiento y captura… Aunque su resultado era bien sabido en el cuartel del priísta Manuel Añorve, quien no obstante de saber que las tendencias le eran adversas, cometió suicidio político y salió a declararse ganador.

Quizá demasiado tarde, Televisa ha decidido matar a las exit polls, aunque éstas -ya sean verdaderas o falsas- seguirán usándose para presumir triunfos o descalificar a autoridades electorales. Así ocurrió antier, con la elección guerrerense, que tuvo además como característica que se difundieran reportes sobre las tendencias vía Twitter, sin que las autoridades electorales siquiera intervinieran.

El líder en materia informativa ha decidido generar un vacío informativo entre la hora que cierran las casillas y la hora de cantar al ganador de los comicios, con los conteos rápidos. Qué riesgoso…

Ahora los reflectores de los operadores políticos y los líderes de opinión deberán orientarse hacia Baja California Sur, donde el PAN -con un candidato salido de las filas del PRD- protagoniza una parejera con el PRI por la gubernatura de aquella entidad peninsular, donde además se renovarán los cinco ayuntamientos y el Congreso local, el próximo domingo 6.

La población total de Baja California Sur, según el último censo, es de 512,170 habitantes y en la capital, La Paz, habitan 219,596 personas; por lo tanto, es el municipio más poblado del estado, que en los últimos 12 años ha sido gobernado por el PRD como toda la entidad.

Las esperanzas del tricolor están cifradas la votación que pueda concitar su candidata a la presidencia municipal, Esthela Ponce Beltrán. De acuerdo con especialistas en “logística electoral”, ese territorio puede conquistarse con 30,000 votos. “Esthela sigue bien, entre 8 y 10 puntos arriba, según las encuestas del partido”, refiere su equipo.

Nomás habrá que recordar que hace una semana Manuel Añorve decía exactamente lo mismo.

EFECTOS SECUNDARIOS

FESTEJO. En vísperas de los comicios en Guerrero, el mandamás del Estado de México, Enrique Peña Nieto, festejaba intensamente. Había motivos: su secretario de gobierno, Luis Miranda Nava, contraía nupcias con Alma Saldaña Farah -prima de Lissete Farah, la mamá de Paulette Gebara- en los jardines del exclusivo balneario de Ixtapan de la Sal.

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: