Skip to content

Crece el reclamo: ¡No más sangre!

abril 7, 2011

  • Tras megamarcha, el poeta anuncia un plantón; llama a jóvenes a cambiar el país

Jueves 07 de abril de 2011

Justino MirandaCorresponsal | El Universal

CUERNAVACA

La marcha por la paz y la justicia concitó una demanda nacional: “Ni un joven, ni un niño más asesinado en este combate que emprendió el gobierno contra el crimen organizado”.

El portavoz de la exigencia, el escritor y poeta Javier Sicilia, llamó a los poderes del Estado, partidos políticos, iglesias, empresarios, a los capos y a las mafias de toda clase escuchar la demanda del pueblo mexicano: dignidad, paz, justicia y concordia.

“Le dije al gobernador (Marco Adame Castillo), le digo al presidente (Felipe Calderón), si no pueden, váyanse. Pero hay que asegurarnos de que se vayan porque cuando alguien manda a chingar a su madre nos aseguramos de que se vaya”, sostuvo.

En esta marcha, que convocó a más de 20 mil ciudadanos, casi una tercera parte de ellos jóvenes y estudiantes, Sicilia consideró que México ya empezó a habitar en el infierno porque los criminales, a fuerza de impunidad, han perdido sus códigos de honor.

Los ciudadanos, dijo, vivimos de la esperanza divina porque los “gobernantes y los empresarios no pueden darle ya a sus compatriotas una esperanza humana”. En México, insistió, todos somos seres desnudos, carentes de protección política y susceptibles de ser asesinados por cualquiera como si fuéramos animales.

El escritor, cuyo hijo Juan Francisco fue encontrado muerto el pasado 28 de marzo en un auto con tres amigos suyos, además de tres adultos, con sellos de tortura y asfixia, convocó a los jóvenes del país a unirse y salir a las calles porque siempre han significado la esperanza de la humanidad. “Aduéñense del presente y decidan el destino y la nación que ustedes quieran”, invitó.

Los exhortó a utilizar las redes sociales para manifestarse y exponer sus ideas para cambiar este país. Presentó la cuenta de Twitter @mxhastalamadre para expresarse.

La protesta ciudadana pintó de blanco las calles de Cuernavaca y vitoreó a Sicilia cuando en el zócalo, frente al altar que se erigió en memoria de las víctimas, tildó de omiso al gobierno de Morelos y emplazó al mandatario Marco Adame y al presidente Felipe Calderón a esclarecer los crímenes en una plazo de una semana.

“Si no los presentan (a los responsables) convocaremos a una marcha nacional en la ciudad de México exigiendo la renuncia del propio gobernador y el alto impostergable a esta absurda guerra, en donde la inmensa mayoría de los muertos los ha puesto la sociedad civil”, advirtió.

El escritor decidió quedarse en plantón permanente en la ofrenda luctuosa hasta el 13 de abril porque, dijo, no es suficiente el informe que le dio la Procuraduría General de Justicia sobre la identificación y búsqueda de dos presuntos responsables del múltiple homicidio. “Los asesinos permanecen libres y se desconocen los móviles de este asesinato irracional”.

La marcha

Los 15 kilómetros que caminó el contingente ciudadano por la paz y la justicia, desde la Paloma de la Paz —principal acceso a Cuernavaca— hasta el zócalo capitalino, fueron insuficientes para las voces y gritos que exigieron detener la violencia en el país.

La manifestación partió alrededor de las 17:30 horas con más de 2 mil 500 ciudadanos, pero en un primer avance se formaron largas filas hasta superar los más de 20 mil asistentes.

A la marcha acudieron familiares de las siete víctimas de Morelos, deudos de los niños de la guardería ABC de Sonora, integrantes de la familia Reyes Salazar, activistas de Ciudad Juárez, Chihuahua, representantes de distintas religiones, el actor estadounidense Edward James Olmos, así como parientes de los jóvenes asesinados en Villas de Salvárcar

Camino al centro de la ciudad, la marcha se detuvo frente a las instalaciones de la 24 zona militar donde el escritor, único orador frente a las instituciones, los responsabilizó de la escalada de violencia porque “incitan al crimen organizado a enfrentarse a ustedes con armas más poderosas. Son ya cuatro años de guerra y lejos de disminuir, el consumo y tráfico de drogas ha aumentado. Por ello, les exigimos que no permitan que en sus filas anide el crimen y crezca la complicidad, porque muchos de los asesinos que hoy dañan a la nación provienen de la deserción de sus filas”.

Dijo que bajo el peso de los casi 40 mil muertos por este combate al crimen organizado, las fuerzas armadas deben devolver la confianza de que realmente custodian a la nación y les pidió dejar de mirar a las víctimas como estadísticas de guerra. Los muertos que llevamos a causa de esta “absurda guerra no son bajas colaterales, son seres humanos”.

La marcha siguió su curso entre gritos para exigir el regreso de los militares a los cuarteles, pero se detuvo nuevamente frente a la Procuraduría General de Justicia. Ahí se oyeron gritos de “juicio político al gobernador” y la salida del procurador. Sicilia criticó a la fiscalía estatal como a la PGR al decir que gran porcentaje de los 40 mil asesinatos no han sido resueltos por omisión, comisión o complicidad.

Al fiscal morelense, Pedro Luis Benítez Vélez, el poeta le reprochó que primero definió a los asesinos de su hijo como “personal que estuvo involucrado en instituciones públicas” para luego desdecirse.

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: