Skip to content

AMLO en WikiLeaks

abril 21, 2011

19 Abril, 2011 – 01:04

Alberto Aguirre M.

El Economista, 20 de Abril de 2011

De los tres punteros de la carrera presidencial del 2006, el abanderado de la Coalición por el Bien de Todos, Andrés Manuel López Obrador, fue el último en aceptar la invitación del entonces Embajador de Estados Unidos en México, Tony Garza, para desayunar.

La cita fue el lunes 23 de enero. La primera impresión que dejó en el diplomático fue notoriamente buena, como se relata en el cable 06MEXICO505. “Humilde y amigable” -describió Garza-, el político tabasqueño acudió a la reunión de trabajo, acompañado por sus asesores Rogelio Ramírez de la O y Rafael Pérez Gay. Migración, educación y desarrollo económico fueron los primeros temas que tocaron.

 Garza no tardó mucho en emplazarlo a definir el papel que México jugaría en América Latina, en caso de ganar las elecciones y, por supuesto, su posición respecto de Cuba, Venezuela y Bolivia. AMLO reviró diciendo que en este hemisferio no hay una sola izquierda y que no había que olvidar a Brasil, Argentina y Chile, donde también había gobernantes con tendencias progresistas. Especificó que nunca se había reunido con Hugo Chávez, Fidel Castro o Evo Morales, que no le gustaba viajar y que la política exterior no sería su prioridad.

El combate al crimen organizado fue puesto en la mesa por el Embajador. El plan para luchar contra el narcotrafico, sostuvo López Obrador, arrancaría con una reforma constitucional, para dar “más poder y autoridad” a las fuerzas castrenses en la materia, pues en la PGR eran “demasiado corruptos”.

El complemento de la estrategia sería la desaparición de la Secretaría de Seguridad Pública y una reorganización de la Secretaría de Gobernación, a la que regresarían la Policía Federal Preventiva y el Cisen.

El cable 06MEXICO680, fechado el 8 de febrero de ese año, da como válidas las versiones periodísticas de que López Obrador incluiría en su gabinete a Ramírez de la O -aunque no precisa si sería secretario de Hacienda o de Economía-, a Pérez Gay, al que ubica como Canciller y al entonces rector de la UNAM, Juan Ramón de la Fuente, en la Secretaría de Gobernación.

Un mes después se generó el despacho 06MEXICO1311 para referirse al cierre de la “exitosa” primera etapa de la campaña de López Obrador. Para esas fechas -según los analistas de la Embajada estadounidense-, el candidato izquierdista había incrementado “a casi 10 puntos” su ventaja inicial y estaba por iniciar una nueva etapa en la que, además de mostrar su liderazgo, haría patente “que sabe jugar en equipo”.

Las primeras dos semanas de marzo, AMLO recorrería el Estado de México, donde habría elecciones para elegir a alcaldes y diputados. Y después se abocaría a desahogar una gira que lo llevaría a visitar 400 municipios en 10 semanas. “Existe la preocupación de que AMLO se extinguirá antes de las votaciones”, definía ese cable.

Dos meses después, el panorama electoral había cambiado dramáticamente, según refiere el cable 06MEXICO2702, fechado el 18 de mayo: “AMLO ahora se encuentra en el segundo lugar en la mayoría de las encuestas y espera que revise su estrategia para centrarse en un mensaje de no violencia y temas de interés para los clasemedieros.

Además de reformatear su mensaje en temas como el empleo y la seguridad, también buscará el cambio de escenario -eventos en grandes áreas urbanas, en lugar de municipios pobres y aislados”.

Basado en opiniones de colaboradores del candidato izquierdista, enfatizaba que la forma de “compensar el terreno perdido” frente al panista Felipe Calderón era centrar la campaña en temas para los electores independientes, lo que implicaba separarse de la tradicional clientela perredista.

 “(…) El cambio de estrategia representa la esperanza de recuperar la posición de puntero. La tarea es difícil, sobre todo porque el mayor obstáculo de AMLO, a menudo, es su propia boca”.

Entre el 5 y el 6 de abril, los administradores de WikiLeaks filtraron una veintena de cables elaborados por personal de la Embajada estadounidense en México, en los que detallan las actividades del excandidato presidencial del PRD en el 2006. Al menos la mitad de éstos se refieren al conflicto poselectoral protagonizado por el tabasqueño. El último de ellos -bajo la sigla O6MÉXICO3907- se refiere a la decisión de promover un recuento de los votos.

 “Francamente, al enfocarse en un fraude -cuya existencia es poco o nada probable-AMLO no sólo está dañando una de las instituciones políticas más creíbles de México, sino que puede socavar la escasa posibilidad que tiene de revertir los resultados electorales”, se estableció en la conclusión de esa nota diplomática, que refiere opiniones formuladas por la entonces consejera electoral, Alejandra Latapí, y por el expresidente del IFE, José Woldenberg.

Para los funcionarios de la Embajada, las evidencias de fraude eran escasas y más bien el político tabasqueño pudo haber sido afectado por la incidencia de “errores humanos” en un conteo de votos, que habría sido el mayor en sus bastiones -presumiblemente porque el nivel de la educación en esas regiones tiende a ser menor- y perdería ante Calderón por 150,000 votos.

“Durante más de 10 años, AMLO ha avanzado en su carrera política, en parte, por saber cómo tomar ventaja política de situaciones en las que ha sido tratado injustamente. En el presente caso, sin embargo, su tendencia a considerarse víctima de una conspiración puede llegar a ser su talón de Aquiles”, concluye.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: