Skip to content

Estrategia fallida

abril 25, 2011

Alberto Aguirre M.

24 Abril, 2011 – 23:49

El Economista

¿Se le puede creer a Manuel Espino? Definitivamente no, en función de sus declaraciones, en respuesta a las revelaciones hechas por el periodista Arturo Cano.

La materia del disenso fue el cable “06MEXICO2409”, entregado por WikiLeaks al periódico La Jornada, cuyo contenido fue abordado por el reportero, quien además agregó datos del momento en que había capturado esa nota diplomática: el estado de la carrera por la Presidencia de la República, 60 días antes de su desenlace en las urnas.

Impecable y precisa era la nota: el expresidente nacional del PAN reunido el 3 de mayo del 2006 con funcionarios de la Embajada de Estados Unidos en México reveló que había sostenido una conversación con el entonces candidato presidencial del PRI, Roberto Madrazo Pintado. “Ambos habían acordado enfocar sus respectivas energías para erosionar el apoyo (de los votantes) a Andrés Manuel López Obrador”, refería en una atribución directa a Espino.

La nota mereció las ocho columnas del diario, el pasado 4 de abril, pero no apareció en el portal de la organización lidereada por Julian Assange hasta dos semanas después. De este vacío se aprovechó el político mexicano, en primera instancia, para poner en duda la existencia del documento. Ante la andanada de críticas y comentarios, se vio obligado a responder: mantuvo su postura. La publicación se basaba en “un supuesto cable confidencial” y, en el mejor de los casos, narraba “de manera tergiversada” la conversación que sostuvo con los representantes del gobierno de George W. Bush.

Espino, por contrapartida, sostiene haber enviado una carta al encargado de la representación estadounidense en México, John Feeley, para emplazarlo a ratificar o desmentir la existencia del cable “06MEXICO2409” y matizó algunas de las versiones conocidas hasta ese momento.

“Es falso que dije haber pactado con Madrazo. Lo desmiento categóricamente”. Falso también, según su dicho, es que hubiera mostrado orgullo de la spotiza emprendida por su partido contra el candidato del PRD, al que llamaron un peligro para México.

En cambio, ratificó que se negó a otorgar a Elba Esther Gordillo espacios en posiciones plurinominales del PAN. “A diferencia de (Felipe) Calderón, de (Juan Camilo) Mouriño, de (Alonso) Lujambio, de (Josefina) Vázquez Mota, yo nunca he negociado con La Maestra”, enfatizó. Aclaraciones aparte, lo que Manuel Espino quiso decir a los diplomáticos estadouni­denses es distinto a lo revelado con la filtración de WikiLeaks: que durante muchos meses, la dirigencia nacional del PAN y el equipo de campaña de Calderón Hinojosa buscaron desesperadamente que las cuartas fuerzas que no se aliaron con AMLO se sumaran al proyecto oficialista.

En ese instante de la campaña (la primera semana de mayo del 2006) ya había pasado el primer debate entre los contendientes -sin que se presentara el perredista- y se había producido un vuelco en las preferencias.

López Obrador, quien había punteado la carrera por más de 18 meses, fue desbancado por Calderón quien, según Espino, estaba siete puntos arriba del candidato izquierdista. Con esos números, paradójicamente, se convertía en una urgencia estratégica que la contienda no se polarizara, sino que el PRI se mantuviera como una opción viable.

“Si se derrumba la campaña de Madrazo”, advirtió Espino, “los votos del PRI no van a migrar al PAN, sino al PRD”.
Enseguida aparece el bloque donde Espino adelanta que el PAN aprovechará “las muy evidentes divisiones” en el tricolor.

En las semanas anteriores, confirma, había abierto una negociación con Elba Esther Gordillo que buscaba la declinación del candidato presidencial del partido Nueva Alianza, Roberto Campa Cifrián, “para atraer sus votos” (al PAN). “Sin embargo”, agregó Espino, “el precio de Gordillo era muy alto (por las posiciones que reclamaba en el gabinete presidencial y en el Congreso) y las encuestas mostraban que Nueva Alianza registraba menos de 1%” de las preferencias.

El plan para forzar la declinación fue abortado tras el primer debate entre los aspirantes (25 de abril). “El PAN decidió que no necesitaba a Gordillo… Calderón no estuvo contento con ese resultado, pero el partido tenía la última palabra”, dijo Espino.

No fue la única declinación frustrada. “Meses antes”, la dirigencia panista negociaba con su contraparte del Partido Verde, pero también se canceló porque “estaba cobrando demasiado, por los pocos puntos porcentuales de apoyo que podría ofrecer”.

Según el relato que hizo Espino a los diplomáticos, cuando el PVEM aceptó integrarse a la Alianza por México, que postuló a Madrazo, en el equipo calderonista hubo “consternación”. Al paso de las semanas, justificó, esas negativas fueron correctas.

Después, el dirigente panista reveló que había alcanzado “acuerdos sólidos” con gobernadores rebeldes del PRI, “quienes, en secreto pero activamente, están ayudando a la campaña de Calderón mientras supuestamente están apoyando a Madrazo”.

¿Por qué traicionaban a su candidato? “Los gobernadores del PRI necesitan la autonomía y autoridad que han disfrutado con Fox y saben que Madrazo los frenaría”, dijo.

Espino no quiso revelar nombres, pero los estadounidenses identificaron a los gobernadores de Sonora, Eduardo Bours, “quien se ha reunido con el equipo de Calderón”, y de Nuevo León, Natividad González Parás.

La estrategia panista era dividir al PRI, antes y después del 2 de julio del 2006. Con Calderón en la Presidencia, “eventualmente los legisladores renegados del PRI cruzarían el pasillo para votar con el PAN”.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: