Skip to content

Confesiones de la maestra

junio 30, 2011

Los acuerdos políticos que pactó con Felipe Calderón no la avergüenzan, sostiene la maestra Elba Esther Gordillo Morales Foto José Carlo González

  • En 2006 apoyé a Felipe Calderón y pactamos reformas, afirma Gordillo
  • El candidato “pidió a cambio otras cosas”, como la evaluación educativa, revela
  • No podía ir “con el licenciado equis” (Madrazo), y derivó en mi expulsión del PRI
  • “El otro señor” (AMLO) “no quería hablar con nosotros”, dice la maestra
  • Señala que hoy metería a los aspirantes a una licuadora para que saliera uno

Karina Avilés

Periódico La Jornada

Jueves 30 de junio de 2011, p. 2

Elba Esther Gordillo Morales reveló ayer que si respaldó a Felipe Calderón para llegar a la Presidencia de la República, fue porque no podía ir “con el licenciado equis, por lo que me expulsaron del PRI” –en referencia a Roberto Madrazo Pintado– y “el otro señor” –Andrés Manuel López Obrador– “no respondía, no quería hablar con nosotros”.

Insistió en que está convencida de lo que hizo en 2006, porque “yo no soy una mujer de arrepentimientos explícitos o manifiestos, soy una mujer de reflexiones y análisis, lo demás me lo reservo”. Y la historia “juzgará”.

Confesó que con Felipe Calderón, entonces candidato presidencial del PAN, realizó “previos acuerdos de orden político” que no le avergüenzan: así llegó Miguel Ángel Yunes al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste); Roberto Campa al Sistema Nacional de Seguridad Pública y Francisco Yáñez a la Lotería Nacional.

La maestra aseguró que metería “a una licuadora a todos” los aspirantes a la primera magistratura del país para que de Enrique Peña Nieto, Marcelo Ebrard –con quienes, aseguró, tiene una relación de respeto mutuo–, Ernesto Cordero y Alonso Lujambio saliera uno, ya que ninguno de ellos ha realizado un planteamiento serio hasta el momento.

“Estamos muy confundidos, ellos y nosotros, ¿eh? Todos andamos en una confusión adelantando tiempos y los tiempos cuando se adelantan ocasionan abortos”, subrayó.

Aseguró que aún no ha adoptado una decisión acerca de a cuál candidato apoyará. “Simple y llanamente porque somos gente que se esfuerza y razona, y mide tiempos; no es el momento, no es el momento”. Además, agregó, esto “no es de simpatías, de empatías o de antipatías”.

En conferencia de prensa que duró más de dos horas, en un hotel de Polanco, la presidenta del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) admitió su responsabilidad. “Mea culpa, mea culpa. Siendo candidato el (ahora) presidente Calderón, hablamos de las reformas estructurales del país”.

Fue en ese momento cuando confesó que pactó la reforma del Issste con el aspirante del PAN. “Me comprometí a impulsar con su gobierno la reforma social, de la seguridad social de los trabajadores”.

En ese escenario ocurrió la sucesión “y llegamos al acuerdo de ir con el presidente Calderón por la Presidencia de la República, previos arreglos de orden político que no deben avergonzar a nadie. A mí no me avergüenzan, yo hago política.

“Así fue como el licenciado Campa llega a seguridad (a la secretaría ejecutiva del Sistema Nacional de Seguridad Pública); así fue como otro individuo que participó en el equipo, el licenciado Yáñez, que en ese entonces era oficial mayor de la Cámara (de Diputados), fue a ocupar otro cargo de orden administrativo (director de la Lotería Nacional), y así fuimos colocando. Pero si ustedes revisan, nadie era del SNTE… Así es como se resuelve que el señor licenciado Yunes fuera al Issste”.

Sin embargo, Gordillo Morales evitó hablar acerca de su yerno, Fernando González Sánchez, quien ocupa la subsecretaría de Educación Básica.

Señaló que en este acuerdo político se incluyó el tema educativo y admitió, por primera vez, que Calderón le “pidió a cambio otras cosas: la evaluación, todas las cosas que han visto. Y dijimos sí, y vamos a ir juntos por elevar la calidad de la educación”.

En relación con el actual proceso de relevo presidencial, señaló que tiene muy buena relación con los aspirantes: el jefe de gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, y el gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, así como con los secretarios de Hacienda, Ernesto Cordero, y de Educación Pública, Alonso Lujambio.

Con todos se lleva “muy bien”, salvo con López Obrador, sostuvo.

Explicó que cuando el perredista fue candidato a la Presidencia rechazó la invitación del Comité Nacional de Acción Política del SNTE para que les presentara su proyecto educativo.

“No aceptó estar, nunca quiso tener un encuentro con nosotros. Dijo que después del 6 de julio nos veríamos. Ustedes entenderán que no podíamos vernos después de julio, teníamos que hablar antes para ver qué compromisos adquiría con la educación.

“Él siempre ha trabajado con una corriente del sindicato que es antagónica a nosotros, totalmente antagónica. Una cosa es ‘S’ (SNTE) y otra cosa es ‘C’ (CNTE). Él (López Obrador) optó por apoyar a los grupos de la coordinadora radicales, llámese Michoacán, llámese Oaxaca, llámese una partecita en Guerrero. Entonces él decidió que ese era el camino de la reivindicación. Nosotros no creemos en ese camino, nosotros creemos en el camino de la pluralidad, del acuerdo, del consenso y no de la anarquía ni del asambleísmo.”

Por eso, sostuvo, “metería a una licuadora a todos y de todos se haría uno. Cada uno tiene virtudes y defectos; pues yo creo que los metería a ver qué sale; a lo mejor sale algo muy dispuesto a buscar la unidad nacional”.

Agregó que ella aspira a un presidente que “entienda el gran compromiso con el país, que realmente revise la política económica y que tenga una agenda social para atajar los problemas que nos están dividiendo; un hombre que realmente tenga la voluntad y la capacidad de lograr consensos y una reivindicación política”.

Por otra parte, Gordillo señaló que “hay muchas cosas salvables de este gobierno”, como la política macroeconómica, el incremento salarial de los maestros y los “logros educativos” que, afirmó, son del presidente Calderón, porque el SNTE no ha realizado “ningún acuerdo” con la ex titular de la Secretaría de Educación Pública Josefina Vázquez Mota, y el actual secretario, Alonso Lujambio. Todos los compromisos “han sido directamente con el Presidente”.

Acerca de si Alonso Lujambio ya debe dejar el cargo para dedicarse de lleno a sus aspiraciones políticas, la maestra expresó que es un asunto del Presidente y él sabrá quién lo sustituye. “Es el equipo del señor Presidente y debe ser, creo, el señor Presidente el que llame al orden o libere, o como juzgue conveniente”.

En vísperas de las elecciones en el estado de México, Gordillo apuntó que los maestros de las dos secciones del SNTE en esa entidad “sí han trabajado en aras de su candidato”, pero “no a la hora de clases”.

Pese a las denuncias presentadas por el activismo político de los docentes en las escuelas, manifestó: “Hoy no pasa eso”.

Y sobre los señalamientos del candidato del PAN, Luis Felipe Bravo Mena, acerca de la manipulación de maestros para que voten por el PRI, respondió: “El señor está perdido y habla con una enorme irresponsabilidad. Si tiene pruebas, que las presente y no le falte al respeto al magisterio”.

Finalmente, la lideresa magisterial externó: “Yo estoy orgullosa de Elba, se los aclaro con toda puntualidad. Sé hacer lo que hago, tengo carácter para hacerlo, y vocación y firmeza para defender lo que creo”.

Posts relacionados:

Agradece Calderón en Twitter a “millones” que lo hicieron presidente

Realidad saca a flote inmundicia del fraude de 2006: AMLO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: