Skip to content

El favorito y las encuestas

octubre 10, 2011

Alberto Aguirre M.

El Economista, 9 Octubre, 2011 – 21:39

“Han de ser de los americanos”, se queja el presidente Felipe Calderón. Una falla en el equipo de audio corta la entrevista que sostiene -frente a casi un millar de personas- con Tim Wainwright, jefe de la oficina de The Economist en México.

La sesión final de la conferencia que cada año organiza la revista británica fluye a trompicones, la tarde del jueves en el salón del hotel Westin Santa Fe. El entrevistado hace manifiesta su incomodidad por la aspereza de algunos planteamientos de su anfitrión, quien seguramente no sabe del temperamento explosivo de Calderón.

“Usted dijo en un discurso que si los estadounidenses no pueden dejar de consumir drogas, van a tener que buscar alternativas de mercado. ¿Qué quiere decir?”, inquiere el periodista en español.

“Lo que quiere decir es exactamente lo que dije”, devuelve Calderón con impaciencia mal disimulada, para luego adentrarse en la argumentación de su exigencia al gobierno de Barack Obama y su corresponsabilidad en la guerra contra los narcotraficantes. Cuando avanza en las explicaciones, falla el micrófono.

Después de una pausa breve, reinicia la entrevista. Y tras media hora de preguntas, Wainwright pide permiso al Presidente para iniciar un diálogo con la audiencia, “al fin que todavía tenemos unos minutos”.

“Eso de que ‘tenemos unos minutos’ sonó como que a mucha gente…”, revira irónico Calderón, cuyo comentario genera carcajadas entre la audiencia y algo de desconcierto en el periodista.

La pregunta de la tarde busca una valoración sobre el proceso electoral. “Obviamente, usted no puede ser candidato otra vez”, plantea el editor de The Economist, “pero yo quisiera saber ¿cómo ve la campaña este año comparada con el 2006? ¿Qué ha cambiado en estos seis años?”

“Te voy a hablar de cómo veo la campaña”, apunta el Ejecutivo federal: “Un candidato que parece que es invencible. Un partido que ya se asume como el ganador inefable. Un proceso interno en el PAN realmente democrático e incierto en su resultado y, finalmente, el resultado es totalmente diferente a lo que la gente pensaba… Estoy hablando de la campaña del 2006”.

¿Nada ha cambiado en este sexenio? En términos de la competencia electoral -según la visión calderonista-, ahora sólo habrá nuevos nombres en la boleta electoral. Y de ser el PRD quien se asumía como “ganador inefable”, ahora es el PRI, con el puntero Enrique Peña Nieto. “Todo lo demás”, concluyó, “está más o menos igual”.

En las últimas dos semanas, el Ejecutivo federal ha formulado -por lo menos- media docena de referencias a lo ocurrido en el 2006, insistiendo en que el puntero de aquella contienda (López Obrador) nunca pudo acreditar la ventaja de 10 puntos que presumió a mediados de la campaña.

Las encuestas de hace seis años -puede resumirse- fallaron, porque no atinaron a establecer con claridad que el PAN terminaría venciendo al PRD.

Primero, por WikiLeaks pero más recientemente, gracias a una serie de documentos desclasificados por la Secretaría de Estado de EU, es posible contrastar esos dichos con la veracidad de lo que el embajador Antonio Garza reportó, acerca de las previsiones sobre el resultado de la elección presidencial en México.

Son tres cables generados del 2006. El primero refiere una reunión de Garza con cuatro de los cuatro encuestadores. El documento -06MEXICO3035- omite sus identidades, pero en WikiLeaks queda constancia de que son Rafael Giménez Valdés, entonces director de ARCOP y actualmente coordinador de Opinión Pública en Los Pinos; Ana Cristina Covarrubias, entonces encuestadora de cabecera de López Obrador; Francisco Abundis, de Parametría, y Roy Campos, de Consulta Mitofsky.

El 1 de junio del 2006, los cuatro coinciden en que López Obrador y Calderón llegan “virtualmente empatados”. Giménez, quien formaba parte del cuarto de guerra panista, sostuvo que las campañas habían llegado a un “punto crítico”, pero fue el único en pronosticar que Calderón ganaría.

Dos semanas después -en el cable 06MEXICO3325- el embajador Garza informa de una reunión con María de las Heras, directora de Demotecnia y encuestadora del PRI, quien dijo que creía que López Obrador se impondría por un margen no mayor a tres puntos porcentuales y que si bien con los resultados de las encuestas era imposible pronosticar al ganador, la fortaleza del aparato de movilización electoral perredista podría hacer la diferencia.

El 22 de junio, la Embajada de Estados Unidos en México generó una tercera nota diplomática para informar sobre un debate que sostuvieron los encuestadores en El Colegio de México. “Los cinco encuestadores más influyentes en México”, dice el cable 06MEXICO3468, dan una ligera ventaja (de entre 2 y 4 por ciento) al perredista López Obrador”.

“La mayoría de los expertos coincidió en que la ventaja de AMLO sobre Calderón era demasiado estrecha como para permitir predecir el resultado (…) y que muchos factores pueden influir en el resultado”.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: